Wagner y Bruckner por la OSSODRE

"La Romántica" fue el título del concierto de esta noche de la Orquesta Sinfónica del Sodre, con dirección del maestro Diego Naser, en el Auditorio Nacional. Las obras: Obertura de Tannhäuser de Wagner, y Sinfonía Nº 4 "Romántica" de Bruckner.

Richard Wagner es uno de esos artistas controvertidos y geniales. Recordado principalmente por sus dramas musicales, esas monumentales óperas concebidas como "obras de arte total", donde los elementos musicales y visuales debían estar al servicio de la narrativa. Un concepto artístico cuya influencia se adentró en el arte del futuro, especialmente en el cine y que continúa hasta nuestros días. En particular la idea del leitmotiv, ese invento wagneriano por el cual a cada elemento clave de una historia se le asigna una frase melódica que lo caracteriza, apareciendo en diversas formas cada vez que el argumento así lo demanda.

Tannhäuser es sin lugar a dudas una obra maestra y la obertura por sí sola, en particular en su versión de concierto (versión Dresde), es una de las piezas más reconocidas y ejecutadas en galas instrumentales, pues funciona casi perfectamente como un poema sinfónico, resumiendo el viaje del protagonista desde los brazos de Venus hasta la redención final anunciada por el coro de peregrinos.

Esta noche en el Auditorio Nacional tuvimos el gusto de disfrutar de una muy linda versión de esta fantástica obertura, dirigida por el maestro Diego Naser, al frente de la Orquesta Sinfónica del Sodre. A pesar de ser una obra exigente para toda la orquesta (especialmente para los violines cuando llegan los obsesivos tresillos de semicorcheas (sonido - sonido - silencio) que generan la tan característica e inconfundible textura), fue un Wagner muy bien logrado y que se agradece poder apreciar en vivo, dado lo poco frecuentado de este artista en nuestro medio.

Anton Bruckner (once años menor que Wagner), fue uno de los compositores más fuertemente influenciados por Wagner. Ferviente admirador suyo (aunque menos inspirado) definitivamente supo tomar elementos armónicos y tímbricos con los cuales supo construir una especie de "wagnerianismo" sinfónico. La cuarta sinfonía, "Romántica", es tal como indica su título un pintura musical del típico sentimiento decimonónico de exaltar la vida medieval como luminosa y heroica. Una bellísima sinfonía en una muy buena versión a cargo de la Ossodre, con la batuta de Diego Naser. Otro título que se agradece especialmente las pocas y valiosas veces que es posible apreciarlo en vivo (y desde tan cerca, junto a la calidez de la orquesta).

Y finalmente, ya que antes mencionaba la influencia de Wagner en el cine ¿Quién puede negar la influencia de Bruckner en John Williams y particularmente de esta cuarta sinfonía en la música de Star Wars?


Para escuchar:
repertorio en versiones magistrales, de referencia, de Herbert von Karajan al frente de la Filarmónica de Berlín.
Wagner: Obertura de Tannhäuser
Bruckner: Sinfonía Nº 4 "Romántica"



Tannhäuser de Wagner


El acorde final de la sinfonía de Bruckner.





Charla del maestro Diego Naser, previa al concierto.



Si te ha gustado esta nota puedes invitarme una taza de café pulsando el botón de abajo.
Buy Me a Coffee at ko-fi.com
Muchas gracias!

Comentarios