Chelista apasionada

Deslumbrante actuación de la chelista inglesa Natalie Clein esta noche en el Teatro Solís. Apasionada y brillante durante la interpretación del concierto para cello y orquesta de Elgar. Se ganó el entusiasmo del público al cual le regaló dos bises de tantos aplausos. Exquisitos ambos. Uno de ellos nada menos que el preludio de la suite Nº1 de J. S. Bach.
La segunda parte del concierto correspondió al poema sinfónico Muerte y Transfiguración de Richard Strauss donde nuevamente se destacó el muy buen trabajo del director peruano David del Pino Klinge al frente de la Orquesta Filarmónica de Montevideo que se mostró nuevamente en un gran momento.